España ocupa la séptima posición entre los países de la OCDE en gasto en medicamentos

En diez años, el gasto español por persona en medicamentos se ha duplicado, pasando de los 142 dólares (110 euros) por persona y año a los 295 dólares (230 euros), según los datos presentados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). No obstante, esta tendencia no difiere a la del resto de países de esta organización.

En diez años, el gasto español por persona en medicamentos se ha duplicado, pasando de los 142 dólares (110 euros) por persona y año a los 295 dólares (230 euros), según los datos presentados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). No obstante, esta tendencia no difiere a la del resto de países de esta organización.

Asimismo, estos datos sitúan a España en el séptimo lugar respecto al resto de estados miembro de esta organización supranacional, superada por Estados Unidos, Francia, Japón, Canadá, Italia e Islandia.

El gasto farmacéutico en el conjunto de la treintena de países pertenecientes a la OCDE representó 450.000 millones de dólares (351.400 millones de euros) en 2003, tras crecer el 32 por ciento en cinco años (desde 1998 a 2003). El desembolso en medicamentos aumentó en esos cinco años a un ritmo superior al del dinero que se ha dedicado a la sanidad en su conjunto, especialmente en países como Estados Unidos y Australia. La media de este crecimiento en las naciones de la OCDE es del 18 por ciento, aunque con importantes variaciones de un país a otro.

Muestra de ello es que el peso de los fármacos dentro del gasto sanitario total se movió entre un extremo superior de más del 30 por ciento en países como Eslovaquia, Corea del Sur y Hungría, mientras que se situó torno al 10 por ciento en Dinamarca o Noruega. Con el 22 por ciento, España se sitúa en una zona intermedia, al igual que otros países como México (21 por ciento).

El informe de la OCDE también muestra cómo la inversión en otros capítulos de salud crece a un ritmo menor y con grandes variaciones entre países.

Por su parte, España se sitúa por debajo de la media en gasto sanitario per cápita. En concreto, ocupa el puesto 21º, sólo por delante de Portugal, República Checa, Hungría, Corea, Polonia, México o Turquía.

A la cabeza de este listado vuelve a situarse Estados Unidos, aunque a diferencia de la gran mayoría de las naciones, la inversión descansa sobre la medicina privada.

El peso de la sanidad respecto al PIB también presenta variaciones importantes: el techo lo vuelve a marcar Estados Unidos, que destina a este ámbito el 15 por ciento del PIB, seguido por otros países como Suiza, Alemania, Noruega, Islandia y Francia. España, con el 7,7 por ciento del PIB destinado a sanidad, se vuelve a situar por debajo de la media de los países más desarrollados.

Redacción, MADRID El Global

J. Á.

20-10-2004



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS