Las CC.AA. “desahorrarán” 274 millones de euros en dos años, según el PP

Sanidad y el PP dan datos contradictorios sobre la rebaja de precios.

Sanidad promete con su rebaja de precios un ahorro superior al que lograrían los precios de referencia. Pero el futuro, para el PP, parece que será muy distinto. Madrid calcula que dejará de ahorrar un 25 por ciento, porcentaje que alcanzará el 44 por cierto de los madrileños. En total, según Ana Pastor, las 17 comunidades “van a desahorrar” 76 millones en 2005 y otros 198 en 2006. El ciudadano, dice aportará un 10 por ciento más, como media.

Neurotin (gabapentina DCI) es un antiepiléptico que en 2005 costaría 54 euros, si el sistema de precios de referencia continuara vigente. Con la rebaja generalizada anunciada por el Ministerio de Sanidad, su precio será de 75,74, es decir, 21,74 euros más. Otros medicamentos correrán la misma suerte. La consecuencia, para el PP, es que los ciudadanos asumirán un mayor gasto en fármacos. Sólo en Madrid entre 2005 y 2006, se ahorrarían 11,3 millones con la orden de precios, y 6,4 con el Plan del Ministerio: cinco millones (un 44 por ciento menos) marcan la diferencia. Similares perdidas sufrirá también el Gobierno regional, que no podrá presumir de ahorrar 113 millones de euros con los precios de referencia, y tendrá que conformarse con los 85,9 (un 25 por ciento menos) que, según sus cálculos, recibirá gracias al Plan del Ministerio. La diferencia, 27,4 millones de euros, equivale a construir 11 nuevos centros de salud.

Los datos elaborados por la CAM indican, según su consejero de Sanidad, Manuel Lamela, que en la región “no se aplica la doctrina del Ministerio” según la cual la rebaja de precios logrará en dos años ahorros superiores a la orden de precios. Y sí, los datos son sólo de Madrid, pero la diferencia, según Lamela, “no debe ser sustancialmente muy importante” del resto de comunidades. El PP confirma esta teoría. Según su secretaria ejecutiva de Área Social, Ana Pastor, “solamente en 2005 van a “desahorrar” 76 millones de euros y 198 en 2006″. Pero no sólo a las autonomías no les salen las cuentas. El ciudadano, según sus cálculos, “va a tener que aportar un 10 por ciento más como media”, debido al efecto en las especialidades que deberían actualizar su precio en enero. El ejemplo, para Pastor, está en el omeprazol, que este año bajó como media un 60 por ciento y que en 2005 tendría que hacerlo otro 15 por ciento.

Calculadoras diferentes

En general, queda patente que Sanidad y el PP utilizan calculadoras diferentes cuando se trata de abordar el Plan. Los datos para Madrid lo demuestran. Según el director general de Farmacia, José Martínez Olmos, la región ahorrará 38 millones con la rebaja de precios, otros 10 con la reducción del primer punto de margen a la distribución y 20 más por la tasa a la industria. Casi 70 en total.

La suspensión de la orden de precios no es el único punto del Plan de Sanidad que rechaza el PP, pero sí constituye el fondo del problema. Esta formación critica que el Ministerio plantee dejar de aplicarla sin haber escuchado a las comunidades y realizado una evaluación previa del impacto durante 2004 y el previsible hasta 2006. Pero en su ecuación también pierden otros agentes. En primer lugar, los farmacéuticos. El presidente del COF de Madrid ya ha denunciado que el concierto de Farmacia peligra, y Lamela comparte esta preocupación, que les reunió a ambos la pasada semana.

En segundo lugar, la industria farmacéutica, tanto de genéricos como innovadora es una preocupación que comparten Madrid y Cataluña, si bien en distinto grado. Para Lamela, la rebaja de precios hace un “flaco favor” a las compañías, sobre todo multinacionales. Rafael Manzanera, director general de Recursos Sanitarios de Cataluña, reconoce, no obstante, que “interviene menos en la estructura de mercado y afecta en general a todas las empresa”. Los farmacéuticos, cada vez más preocupados

La inquietud y la falta de ánimo de los farmacéuticos ante el panorama restrictivo para sus retribuciones profesionales, a través de la bajada de márgenes incluida en el Plan Farmacéutico de Sanidad, fue una de las conclusiones expuestas por José Enrique Hours, presidente del COF de Madrid, durante su reunión con el consejero de Sanidad de la capital, Manuel Lamela. En su análisis, Hours ha explicado que dicho Plan incide “negativamente” en el desarrollo del concierto que firmaron con la Consejería el pasado 2 de octubre. El presidente de los farmacéuticos madrileños se queja de que las medidas anunciadas por la ministra Elena Salgado son de “corto alcance”, pues nadie sabe qué pasará después de dos años. Ante este panorama incierto, Hours lanza un “SOS” a Lamela. Preocupado por el impacto del nuevo Plan, ha solicitado el apoyo del consejero para que lleve al Consejo Interterritorial la modificación de la definición de EFG (especialidad farmacéutica genérica) en la Ley del Medicamento, cuestión que para Hours plantea en la actualidad graves problemas a los farmacéuticos. Por su parte, Manuel Lamela adelantó que su departamento planea hacer alegaciones al Plan Farmacéutico del Ministerio, tanto sobre aspectos jurídicos como sobre el contenido, pues piensa “defender hasta sus últimas consecuencias” su posición ante tan arduo asunto.

El Global, Redacción de Madrid

Carlos B. rodriguez

10-12-2004



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS