El Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2021.

El Ejecutivo, aún no tiene garantizados todos los apoyos para sacar los presupuestos adelante, pero con el texto aprobado ya nos va adelantando una concreción más de cómo puede evolucionar la fiscalidad relativa a la oficina de farmacia, tanto como actividad, como en su transmisión.

Así, la reforma más significativa atañe al tipo impositivo del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que, si se aprueba definitivamente el proyecto, subirá dos puntos, del 45 % al 47 %, para las rentas que superen los 300.000 euros; y tres puntos, del 23 % al 26 %, para las rentas del capital (ganancias patrimoniales en una transmisión) por encima de los 200.000 euros.

Recordemos que la previsión anterior, conforme a los acuerdos formalizados entre los partidos que componen el Gobierno, se concretaba en subidas de un 2 y un 4 por ciento para las rentas de la base imponible general superiores a 130.000.- y 300.000.- euros, respectivamente; y una subida de 4 puntos para las ganancias patrimoniales puestas de manifiesto en la transmisión.

Por lo tanto, salvo novedades, (que pueden venir, no lo olvidemos, como lo demuestra el propio proyecto comentado), la situación quedaría así respecto a las ganancias patrimoniales:

Reforma fiscal
Las conclusiones que podemos concretar, por el momento, son:

  1. No está asegurada la subida, ni su importe total (aunque casi sí), pues aún quedan negociaciones pendientes, pero el camino sigue siendo poco más o menos el mismo: hacia arriba.
  2. El gravamen de las ganancias patrimoniales de una transmisión, se vería incrementado hasta alcanzar el 26 % a partir de los 200.000
  3. La oficina de farmacia, como actividad económica, por otra parte, también se verá afectada con subidas, lo que debería animar a los titulares actuales a vender y adquirir una nueva farmacia, con el fin de aprovechar el efecto de la amortización del fondo de comercio en su tributación.
  4. Nuevos adquirentes. En la línea de lo anteriormente comentado, la subida en el apartado de actividades económicas no afectará especialmente a los nuevos titulares, dado que el efecto que la amortización del fondo de comercio y restantes activos reducirá notablemente la base imponible y, consiguientemente, sus impuestos durante los primeros trece años.

En definitiva, todo parece indicar que es interesante huir de las incertidumbres y, si usted está valorando la transmisión de su oficina de farmacia o está en un proceso de venta, y tiene la posibilidad de reducir los plazos, no retrase las operaciones, o incluso las adelante en la medida de lo posible, para que entren en este año.