El País Vasco defiende sin reservas el modelo comunitario de Farmacia

Dentro de su ciclo destinado a colaborar en la consecución de un pacto de Estado por la sanidad en España, la Asociación Española de Derecho Farmacéutico (ASEDEF) invitó este lunes, 20 de noviembre, al consejero de Salud del País Vasco quien, entre otras cuestiones, habló de modelo de Farmacia y gasto hospitalario

La sesión titulada Pacto de Estado por la Sanidad, perspectiva desde una consejería de Salud”, tuvo como protagonista al consejero de Salud, doctor Jon Darpón, y se desarrolló en la sede de la Real Real Academia Nacional de Farmacia (RANF).

Jon Darpón, que lamentó que finalmente Barcelona no fuera elegida como sede central de la EMA, articuló una conferencia equilibrada entre la lealtad institucional y la preservación de las competencias autonómicas del País Vasco, vigentes desde 1979. Como seña de identidad de la sanidad vasca, el consejero citó el mérito de haber conformado el primer servicio de salud descentralizado, con un afán desde sus comienzos de ofrecer a los ciudadanos recursos asistenciales integrados. Principios soportados por valores como la universalidad, la equidad, la solidaridad, la participación , la sostenibilidad y la transparencia. Con resultados como la gran aceptación expresada por la ciudadanía y valores de mortalidad, esperanza de vida y reducción de discapacidad muy positivos.

El consejero también señaló como valor de los sucesivos gobiernos del País Vasco la estabilidad en la consejería de Salud, que sólo ha tenido 8 titulares desde la transferencia de las competencias de la sanidad. Algo que, en su opinión no ha ocurrido ni en otra región ni en la administración central.

Darpón tuvo muy buenas palabras para el sistema español de Farmacia, del que aseguró que es un modelo donde todos son ventajas. Con programas de éxito como el de VIH, para la sustitución de jeringuillas y los test rápidos, más ágiles estos últimos que en los centros de salud. Además de los formatos de dosis unitarias para uso domiciliario. O como el control de pacientes polimedicados.

Según explicó, el País Vasco dispone de una cifra para medicamentos de 811 millones de euros, el 22,4% presupuesto del Departamento de salud. Debido a una importante subida del gasto en medicamentos hospitalarios (4-6%) para cáncer y otras áreas terapéuticas.

Según Darpón, la sanidad vasca llegará a disponer de 1.663 euros por cada ciudadano. Al tiempo que se redoblarán los cribados de mama, colon y citologías ginecológicas líquidas, realizadas por matronas y centralizadas en un solo laboratorio robotizado del Hospital Donostia. Cifras a las que añadió un 7% más de consultas en AP y tiempos de espera inferiores al mes para cirugía oncológica.

Donde Darpón se mostró más crítico fue contra el real decreto 16/2012, cuya aprobación consideró unilateral, urgente y sin permiso del Consejo Interterritorial del SNS. En una decisión política que atacó la base de la universalidad de la asistencia y motivó un cruce de apelaciones al Tribunal Constitucional. Momento en que aprovechó también para mostrar su disconformidad con el MSSSI por su intención de cambiar el reglamento de dicho consejo. A lo que añadió una batería de decretos autonómicos destinados a mitigar el efecto del 16/2012 y los copagos en los colectivos más vulnerables del País Vasco, como personas inmigrantes irregulares, desempleados y pensionistas. Medidas, en cualquier caso, incapaces de revertir la interrupción de fondos de integración territorial, como el FOGA o el Fondo de Cohesión Sanitaria.

No obstante a sus críticas, el consejero felicitó al MSSSI por haber hecho posible la financiación del plan para la Hepatitis C, que en el País Vasco supuso 72 millones de euros. De igual forma, el consejero consideró una oportunidad que el Instituto de Salud Carlos III se convierta en una especie de agencia de evaluación tecnológica, al estilo del NICE británico.

En cuanto a los recursos humanos de la sanidad vasca, el consejero habló de estabilidad, porque en todas las legislaturas se han hecho ofertas públicas de empleo. Un capítulo que en salarios ocupa el 68% del presupuesto sanitario vasco, aunque todavía se mantiene por debajo de la UE.

Escoltaron al consejero el presidente de ASEDEF, Mariano Avilés, el presidente de la RANF, Mariano Esteban y la directora general de Farmacia del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), Encarnación Cruz, que alabó el alto grado de calidad alcanzado por la sanidad vasca. Asistieron a la sesión también responsables de ASEBIO, AESEG, Farmaindustria y FENIN.



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS