Subida de impuestos ¿Cuestión de tiempo?

Si en algo estuvieron de acuerdo los dos partidos que ocupan el gobierno, es que es necesaria una revisión – al alza, por si tienen dudas-, de la tributación en nuestro país.

De hecho, se ha venido dando por seguro, desde que se firmó el acuerdo entre ambos partidos, que en el I.R.P.F., se va a producir, al menos, una subida en la base imponible general, la que afecta a la oficina de farmacia como actividad económica, de 2 puntos porcentuales en el gravamen para las rentas superiores a 130.000.- euros, y de 4 puntos para la parte que exceda de 300.000.- euros.

En cuanto a la parte del I.R.P.F. que afecta a las transmisiones de oficina de farmacia, la base imponible del ahorro, sufriría un incremento, para la parte de ganancia patrimonial que exceda de 140.000.- euros, de 4 puntos, llevando la tributación en este tramo al 27 por ciento.

A pesar de que, en los últimos días, aparece una brizna de esperanza respecto a la posibilidad de que el aludido acuerdo no se consume, sobre todo teniendo en cuenta la evolución de los acontecimientos y el estado general de la economía, pero también a la presión ejercida por posibles socios para aprobar los presupuestos, lo único cierto es la incertidumbre: no sabemos qué va a suceder finalmente…

¿Tendrán que tributar al 27 por ciento en vez de al 23 por ciento las transmisiones de oficina de farmacia que se formalicen desde el 1 de enero próximo? En cualquier decisión, pero máxime en las relacionadas con la gestión patrimonial, y sobre todo si afecta tan seriamente a la economía familiar, es muy recomendable la prudencia, y prever la llegada de los peores escenarios: si está valorando transmitir su oficina de farmacia próximamente, no se entretenga, y si ya está en el proceso, trate de acelerarlo para que su transmisión se ejecute antes del 1 de enero próximo.