¿Se aplica la ley de consumidores y usuarios a un farmacéutico, en un juicio respecto a la formalización de sus préstamos con una entidad financiera, de cara a la compra de su oficina de farmacia?

Entendemos que no.

La normativa reguladora de la protección de los consumidores y usuarios está pensada para aquellas personas físicas que actúen con un propósito ajeno a su actividad comercial, empresarial, oficio o profesión.

Por ejemplo, sí sería de aplicación si el farmacéutico tuviera un conflicto con un comercio al que acudió para la adquisición de unos zapatos. Pero el caso que comenta está, a nuestro juicio, claramente encuadrado en su actividad como empresario, de modo que no le sería aplicable la especial protección que esta normativa da a los consumidores.

Otra cosa es que, en su momento, se aportara como garantía hipotecaria una vivienda de un familiar, o si este actuara como avalista, en cuyo caso si les sería de aplicación la ley de consumidores y usuarios.