El COFM mantendrá el servicio de asesoría pese a la denuncia

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid “no tiene intención alguna´´ de suprimir los servicios de asesoría legal, fiscal, contable, laboral y de intermediación en compraventa de farmacias que ofrece a día de hoy tanto a colegiados como a terceros, a pesar de la denuncia que por ello presentará en los próximos días la Asociación Madrileña de Asesorías de Farmacias (AMAF), justificada en una posible “competencia ilegal´´ al ofrecer y cobrar estas prestaciones. Según indica el director general del colegio, Carlos Ibáñez, “por muchos despachos privados que haya, el colegio debe ofrecer al colegiado la posibilidad de recibir servicios de asesoramiento´´, con lo que confirmó que esta institución “mantendrá estos servicios, con o sin denuncia´´.

Las cuatro asesorías regionales especializadas en el sector farmacéutico que conforman AMAF denunciaron la semana pasada lo que para ellos suponía “una clara competencia ilegal al tratarse de una corporación de derecho público que no puede abrir esta vía de negocio, con el agravante de que también los oferta a terceros, como los propios familiares de los colegiados, lo que ratifica los tintes empresariales de la iniciativa´´. Sin embargo, Ibáñez consideró que “no sólo se trata de una actividad legal, sino que creemos incluso que así estimulamos la competencia en este mercado´´.

Además, según el director general del colegio madrileño, “estos servicios están recogidos en nuestros estatutos´´, con lo que replicó así a otro de los argumentos esgrimidos por AMAF, que apuntaba a una posible “extralimitación´´ de las funciones normativas asignadas a una institución de la índole de un colegio farmacéutico.

Reunión ¿exitosa?
A pesar de que las discrepancias entre ambas partes parecían ya insalvables, una vez que el colegio madrileño no contestase a una carta remitida el pasado 15 de enero por AMAF (ver EG núm. 373), en la que se solicitaba el cese de estas actividades para no proceder a la denuncia ante el Tribunal de la Competencia, el pasado 10 de mayo representantes de la institución colegial y de la patronal regional de asesorías mantuvieron un encuentro en Madrid que podría ser visto como un último intento para limar asperezas. Sin embargo, las conclusiones opuestas que cada una de las partes extrajeron de la cita siembra las dudas sobre la efectividad de la reunión.

Así, mientras que Ibáñez, calificó el encuentro como “positivo´´, al considerar que “AMAF entendió todas nuestras explicaciones´´, desde esta patronal consideraron que las argumentaciones recibidas “no son válidas bajo ningún concepto´´. En este sentido, calificaron por ello el encuentro de “infructífero´´, como así confirmó a EG su presidente, Fernando González Albertos, también presente en el encuentro.

El presidente de la AMAF, que precisó que el director general del colegio madrileño les transmitió las intención de mantener estas prestaciones, consideró que con este “intento fallido´´ de acercamiento “ya no va a ver ninguna reunión más´´. Por ello, según adelantó, “en vista de que siguen en sus 13, no nos queda otra que confirmar que recurriremos a los organismos correspondientes por lo que consideramos un daño hacia las asesorías privadas´´. Una denuncia que ya ultima con vistas a presentarla “lo más pronto posible´´, tal y como corroboró el presidente de AMAF.

Por su parte, el director general de la institución farmacéutica madrileña insistió nuevamente en que están “estimulando la competencia y eso no debería haber juez que lo impida´´.

Captar su cartera
En el seno del colegio madrileño creen que existen posibles intereses ocultos de las asesorías privadas tras esta denuncia. En concreto, un posible reparto de la cartera de clientes del colegio en el supuesto de que el Tribunal de la Competencia dictaminase de forma favorable a sus intereses. “Han podido creerse que tenían una cartera de profesionales del colegio que repartirse y han optado por el camino de la posible denuncia para amedrentar´´, sopesó Ibáñez.

Para él, la fidelidad profesional existente en el campo de la asesoría farmacéutica es la causante de estos intentos de captar clientes por la vía de los tribunales frente a la vía de la “pura competencia´´. “Los profesionales madrileños trabajan con una determinada asesoría, la que libremente eligen, y no suele haber cambios. Este inmovilismo hace que surjan nuevas fórmulas de captar clientes de dudosa ética´´, ironizó Ibáñez.



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS