Los pacientes confían más en el boticario que en Internet

A pesar de que cada vez es más frecuente que los ciudadanos españoles acudan a Internet para buscar información de salud (un 80 por ciento según refleja una encuesta realizada recientemente por Pfizer, «El rol de Internet en el proceso de consulta de información sobre salud´´, y que fue presentada la semana pasada), los profesionales farmacéuticos son todavía una de las fuentes de información y consulta a la que acuden más frecuentemente los pacientes que posteriormente echan mano de la Red para informarse sobre salud. Así lo refleja este estudio, que señala que el 46 por ciento de los encuestados (1.011 internautas) precisó que anteriormente habían consultado sus dudas sobre salud a un farmacéutico (un 77 por ciento había acudido a su médico).

A este respecto, Juan José Polledo, director de la Unidad de Acceso y Relaciones Institucionales de Pfizer, manifestó que la mayoría de las consultas sobre salud en Internet que realizan los ciudadanos españoles se producen para complementar las informaciones que les han facilitados los profesionales sanitarios. «En la Red los usuarios encuentran la información que muchas veces el profesional sanitario no les facilita o que no han logrado entender en un lenguaje más comprensible, coloquial y ajustado al ciudadano´´, precisó.

Desconfianza
Sin embargo, y a pesar del amplio uso de Internet por parte de los ciudadanos para informarse sobre salud, la confianza de éstos en las páginas que visita no es muy grande. Sobre este aspecto, la encuesta resalta que la mayor parte de los encuestados tienen dudas sobre la fiabilidad de las páginas web que visita, y sólo el 43 por ciento confía «bastante´´ en la información obtenida, una cifra muy por debajo de la credibilidad que se otorga a los profesionales sanitarios (cercana al 90 por ciento).

Por otro lado, según manifestó Polledo, un hecho relevante que refuerza esta desconfianza es que el 96 por ciento de los encuestados recurre a un motor de búsqueda cuando quiere satisfacer sus dudas, «ya que no se reconocen páginas de referencia en este sentido´´. De esta forma, el patrón de búsqueda que se suele emplear a la hora de buscar información de salud en la Red se lleva a cabo a través del nombre de la enfermedad (el 80 por ciento) o por un síntoma (47 por ciento). «Mediante los buscadores, se accede a mucha información y a páginas seguras y recomendables, pero también a otras que no cumplen con los mínimos requisitos exigidos y que pueden llegar a desinformar y confundir´´, explicó Polledo.

En este sentido, destaca que tanto Wikipedia (un 63 por ciento) y los foros (52 por ciento) se han convertido en las principales fuentes online para los usuarios en sus búsquedas sobre salud, y sólo un 7 por ciento teclea directamente una URL que conoce para obtener este tipo de información.

Información sobre fármacos
La encuesta también reveló que el 80 por ciento de los encuestados creen positivo recibir información de las farmacéuticas sobre los fármacos a través de la página web de la compañía. ¿Qué contenidos? La mayoría coincidió en subrayar que estarían interesados en recibir información sobre cómo actúan los medicamentos, qué efectos adversos pueden generar, con qué medicamentos no se pueden administrar o cómo se van a sentir.

Sin embargo, este tipo de información no está accesible a los ciudadanos europeos, ya que la legislación sólo permite a las compañías facilitársela a los profesionales sanitarios.



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS