La Farmacia Hospitalaria pide pagar por resultado

Participaron la semana pasada en las IV Jornadas de gestión aplicada a la Farmacia Hospitalaria, patrocinadas por Gilead, celebradas en La Granja.

Los servicios de farmacia hospitalaria de toda España acometen estrategias para controlar el incremento del gasto farmacéutico en función de dos factores: la demanda y los precios. En el escenario actual, en el que se necesita mayor contención y ajustes presupuestarios, no son suficientes las estrategias empleadas hasta la fecha, por lo que cobran más relevancia otras encaminadas a la selección de medicamentos y a los resultados de salud. Así lo pusieron de manifiesto los más de sesenta jefes de servicio de Farmacia Hospitalaria reunidos en las IV Jornadas de gestión aplicada a la Farmacia Hospitalaria, patrocinadas por Gilead, celebradas la pasada semana en La Granja (Segovia).

Según afirmó el presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), José Luis Poveda, además de controlar el precio hay estrategias de segunda generación relacionadas con el uso de los fármacos en los pacientes más adecuados, y con la dosis y en el horario adecuado para minimizar riesgos. «Se trabaja mucho en este sentido en la selección de los pacientes. Tenemos diferentes alternativas terapéuticas y hay que buscar no solamente la más eficaz y segura sino la más eficiente en términos económicos. Estas aproximaciones se hacen ya a través de la farmacogenética´´, explicó.

Poveda también aludió a las últimas estrategias puestas en marcha, tendentes a valorar los resultados clínicos. «Las instituciones, los profesionales y la industria farmacéutica tienen que participar en un proyecto general de compartir riesgos respecto a los resultados, pagar por resultados clínicos obtenidos y no por precio único de medicamento´´, dijo.

Con este planteamiento coincidieron Antonia Mangues como María Sanjurjo, jefes de servicio de los hospitales Sant Pau de Barcelona y Gregorio Marañón de Madrid, respectivamente. Para Mangues, clave es la selección del medicamento más seguro y coste efectivo para cada paciente y los resultados de salud. «Hay que tener información de efectividad, no de eficacia, y retroalimentar el sistema con datos de práctica real´´, señaló.

Por su parte, Sanjurjo insistió en la importancia de realizar una «buenísima´´ selección del medicamento. «Tenemos que racionalizar el uso de medicamentos o colaborar a ello, que no racionar, ya que eso forma parte de las autoridades sanitarias´´, dijo. Para ella, racionalizar es «buscar los medicamentos más eficientes para el paciente y posicionarlos claramente en el hospital´´.

Tanto los servicios como las gerencias hospitalarias, según dijo, trabajan en los contratos de riesgo compartido con la industria «para pagar por el beneficio real de un fármaco y no por la promesa de beneficio´´. Asimismo, destacó que las nuevas moléculas son «muy caras, con un beneficio muy concreto en determinadas patologías y para determinados grupos de pacientes´´. Por tanto, estimó clave que entren en los hospitales «muy controladas y bien posicionadas´´.

En su opinión, los CRC son «vías de ahorro, de control, de posicionamiento y de utilización adecuada de estos fármacos´´, por lo que estos contratos «tienen que quedar muy limitados´´.



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS