image

Farmacéuticos japoneses se interesan por la farmacia rural española

Ambos países comparten características comunes como el alto índice de esperanza de vida, una población rural dispersa debido a su carácter insular y unos bajos índices de natalidad.

Farmacéuticos japoneses y representantes de la Sociedad Española de Farmacia Rural (Sefar) se reunieron el lunes pasado con el fin de intercambiar impresiones y experiencias acerca de la prestación farmacéutica en ambos países.

En dicho encuentro participaron Hideki Hayashi (farmacéutico y profesor de Gifu Pharmaceutical University), Nobuhiro Namaki (profesor asociado de la citada Universidad) y Michiko Obahara (farmacéutica, integrada en Welcia, uno de los más importantes grupos del sector de la salud de Japón) y dos representantes de Sefar: Isabel Enríquez, titular en Tielmes (Madrid) y miembro de la Junta Directiva de Sefar, y María Luisa Alarcón, titular en Aldea del Fresno (Madrid) y socia de Sefar.

La delegación japonesa, que previamente había visitado diferentes países europeos, tenía como objetivo conocer el sistema de farmacia rural en España debido a que ambos países comparten características comunes como el alto índice de esperanza de vida, una población rural dispersa debido a su carácter insular y unos bajos índices de natalidad.

Japón, un modelo liberalizado

En la reunión mantenida quedó constancia de las importantes diferencias entre el modelo farmacéutico nipón y el español siendo las más importante el hecho de que no existe el binomio titularidad-propiedad ni una planificación demográfica ni poblacional, lo que provoca que las oficinas de farmacia se agrupen en núcleos de población importantes lo que deja numerosas zonas rurales sin prestación farmacéutica.

La delegación japonesa quedó gratamente sorprendida al comprobar la alta capilaridad de la farmacia comunitaria en España, así como el funcionamiento de los servicios de guardia, ya que, en su país de origen, éstas son voluntarias y se cobra un suplemento sobre los precios en horario nocturno.

Desde la Sefar han valorado la existencia en Japón de la figura del farmacéutico de atención domiciliaria (retribuido por el Estado) y se abogó por implementar la retribución de los servicios de guardia rurales debido al esfuerzo personal y económico que suponen para los titulares de estas pequeñas farmacias.



TAMBIÉN LE PUEDEN INTERESAR ESTAS OTRAS NOTICIAS Y ARTÍCULOS